5 datos interesantes sobre la plaza real de Barcelona

Descubre 5 curiosidades que no sabías sobre la popular Plaza Real de Barcelona, un espacio donde podrás disfrutar de la cultura barcelonesa.
plaza real barcelona restaurante my way

La Plaza Real es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Barcelona que cada año acoge visitantes de todas las partes del mundo. Es un espacio donde se puede encontrar parte de la esencia cosmopolita de la ciudad condal y su legado artístico.

Aunque muchas personas conocen su existencia, muy pocos saben realmente la historia que hay detrás de ella. Con el paso de los años ha ido evolucionando junto a los numerosos espacios de Barcelona. El artículo de hoy describe diferentes curiosidades, peculiaridades e historia de la misma.

Legado Capuchino

Convent de Santa Madrona plaza real capuchino

Desde 1822 la orden italiana de los monjes capuchinos se establecieron en la ciudad con un convento ubicado en el barrio Gótico. En el año 1835, sin embargo, este lugar de culto fue disuelto debido a la desamortización eclesiástica que puso los terrenos del convento a subasta para habilitar un nuevo espacio en la ciudad.

Poco tiempo después, diversos arquitectos de escuelas prestigiosas, como la Llotja, presentaron a concurso varias propuestas de construcción, entre ellas un teatro que no tuvo éxito por su proximidad con el Teatre del Liceu.

El nombre de “real”

No es coincidencia que “real” haga referencia a la monarquía española. De hecho, históricamente este nombre fue dado por el rey Fernando VII para inmortalizar su nombre y colocar una estatua en la ciudad como un símbolo de su reinado absolutista en Cataluña.

Obviamente debido a su impopularidad ,y al poco tiempo de su muerte, el proyecto de su estatua fue desestimado y se construyó una fuente (Font de les tres gràcies) en su lugar.

font de les tres gràcies plaza real barcelona

La hermana desapercibida de la Plaza Real

En 1848 el arquitecto Daniel Molina llevó a cabo la reestructuración de la Plaza Real. En este caso si comparamos su estructura con la Plaza Mayor de Madrid se pueden encontrar muchas similitudes con cada uno de los elementos que las componen.

Es de especial interés que a nivel simbólico también comparten muchas coincidencias, especialmente por los hechos históricos que acogieron, como la proclamación de la Segunda República Española.

plaza real Barcelona
Plaza Mayor madrid

Un recuerdo del descubrimiento del nuevo mundo

En los alrededores de las fachadas de la Plaza Real se pueden encontrar escudos de armas y bustos de destacados exploradores y navegantes españoles que viajaron al nuevo mundo (conquista de América) en busca de aventuras y riqueza.

Las farolas que presiden la Plaza son obra del arquitecto modernista Antoni Gaudí y fueron añadidas en 1879 para acompañar la composición de la Font de les tres Gràcies.

Lo más destacable de ellas son sus formas, que al igual que otras obras modernistas, están inspiradas en las formas de la naturaleza, las cuales recuerdan a serpientes enroscadas.

En la parte superior curiosamente recuerda al casco alado de Hermes o Mercurio el mensajero de los dioses.

En los alrededores de las fachadas de la Plaza Real se pueden encontrar escudos de armas y bustos de destacados exploradores y navegantes españoles que viajaron al nuevo mundo (conquista de América) en busca de aventuras y riqueza.

Las farolas que presiden la Plaza son obra del arquitecto modernista Antoni Gaudí y fueron añadidas en 1879 para acompañar la composición de la Font de les tres Gràcies.

Lo más destacable de ellas son sus formas, que al igual que otras obras modernistas, están inspiradas en las formas de la naturaleza, las cuales recuerdan a serpientes enroscadas.

En la parte superior curiosamente recuerda al casco alado de Hermes o Mercurio el mensajero de los dioses.

El oasis de Barcelona

Este es otro de los nombres con el que los Barceloneses reconocen la Plaza Real.

Actualmente, la zona es un importante centro bullicioso de la vida nocturna que contrasta con el resto de los espacios de la ciudad.

De hecho, alrededor de la Plaza se pueden encontrar palmeras que contrastan con la fuente y las farolas, creando un espacio abierto donde se concentran bajo sus pórticos muchos restaurantes y otros tipos de negocios.

Es una de las pocas plazas cerradas y porticadas que tiene la ciudad de Barcelona, de planta rectangular y rodeada de una edificación neoclásica.

Esperamos que este pequeño artículo te anime a descubrir o redescubrir los espacios escondidos de la ciudad y disfrutar del ambiente que se respira.

¡Nos vemos en el próximo post!

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp

Entradas relacionadas